La lucha por los derechos de los deportistas electrónicos

La lucha por los derechos de los deportistas electrónicos

El eslabón más débil de la cadena deportiva siempre es el deportista y por ello debe ser protegido. En los esports esto no es una excepción.

Los esports son un fenómeno que no solo se reduce a los streams de twitch y a foros de internet. Ya hay grandes grupos mediáticos que se abren paso en este campo. Este año se han incorporado gigantes comunicativos como ESPN o Yahoo entre muchos más.

Las gráficas muestran crecimientos literalmente exponenciales. Las empresas y los clubes deportivos no dudan en invertir. Con la reciente incorporación a League of Legends del Schalke 04, no hay duda de que eventualmente veremos una escuadra electrónica del Real Madrid o del FC Barcelona.

Se trata además de un sector de futuro, que está para quedarse. Está marcando a toda una generación y revolucionando no solo el deporte, sino la forma de retransmitirlo.

Newzoo_Esports_Audience_Growth

“Absolutamente en todos los equipos por los que he pasado siempre me han engañado. Con temas de dinero ya me se todas las jugarretas posibles.”

Sin embargo, a pesar del aumento de popularidad de los deportistas electrónicos en España, que ya rivalizan con los baloncestistas, nos encontramos con un entorno caótico. Las condiciones de trabajo son inciertas para muchos. Nuevas organizaciones aparecen constantemente, varias ligas se dan a la vez, cada una con reglas diferentes y, en algunos casos, claramente abusando de los clubes. Los contratos de los jugadores son muy irregulares y los impagos algo frecuente.

“Hay mucha gente que está siendo explotada. Hay muchos jugadores que están haciendo muchísima publicidad a cambio de nada, pero ni ellos mismos se dan cuenta de que están siendo explotados.” declaraba Torpe, uno de los mejores jugadores de Counter Strike españoles, en una reciente entrevista.

En el mundo actual de los esports uno puede verse estafado, trabajando bajo contratos abusivos o con una lesión que le impida jugar y encontrarse indefenso, sin ningún organismo que luche por sus derechos o lugar al que acudir para pedir ayuda.

“Es obvia la necesidad de una asociación de deportistas electrónicos. Muchos jugadores no saben lo que firman y acaban a la merced de clubs y empresas. Esta situación es insostenible.”

Aún muchos jugadores se tienen que concienciar de que están desempeñando una actividad profesional. Algunos se conforman con estar en un equipo de alto nivel, cuando en realidad están realizando jornadas de hasta 8 horas y dando muchísima publicidad.

Hay que tener en cuenta que, especialmente en el ámbito deportivo, no se deben firmar contratos sin un experto que asesore al jugador. Lamentablemente esta es una práctica común en este sector.

“Absolutamente en todos los equipos por los que he pasado siempre me han engañado.” confiesa un jugador profesional de League of Legends que ha preferido permanecer anónimo. “Con temas de dinero ya me se todas las jugarretas posibles.”

Algo tan fundamental, como que la Seguridad Social reconozca esta profesión, aún no se da. No hay salario mínimo garantizado, no hay vacaciones acordadas. Básicamente, no existe ningún Convenio Colectivo en los que se vean representados los derechos de los jugadores.

Las lesiones en los esports también son algo frecuente (muñeca, brazo, hombros…) y por ello se debe crear un listado de enfermedades profesionales reconocidas por el estado. Sin este listado, los jugadores se quedan sin sus indemnizaciones correspondientes e incluso pueden llegar a perder su trabajo.

A su vez es crucial que se estipule un código de conducta y buenas prácticas. Especialmente para controlar casos de dopaje que, en competiciones internacionales, ya se han dado.

fcasanova

Feliciano Casanova, Doctor en Derecho Deportivo

En los deportes tradicionales, como el fútbol o el baloncesto, la lucha por los derechos e intereses de los jugadores se lleva a cabo a través de asociaciones a las que se unen todos los deportistas y luchan en una misma dirección.

“El eslabón más débil de la cadena deportiva siempre es el deportista y por ello debe ser protegido. En los esports esto no es una excepción.” dice Feliciano Casanova, Doctor en Derecho Deportivo y abogado que, con más de veinte años de experiencia, ha estado presente cuando se crearon asociaciones como la de jugadores de baloncesto que acabaría consiguiendo Convenios Colectivos y garantizando unos mínimos. “Es obvia la necesidad de una asociación de deportistas electrónicos.” continúa. “Muchos jugadores no saben lo que firman y acaban a la merced de clubs y empresas. Esta situación es insostenible.”

Con la aparición una asociación, se proporcionaría un ámbito de trabajo seguro y estable, tal como ya existe en los deportes tradicionales. Es el siguiente paso para avanzar en la profeafe-abpsionalización del sector.

En una conversación, Aldebarán, ex jugador de Dota 2 para el Baskonia, nos contaba que “Por suerte yo nunca he tenido problemas con un club, pero conozco a muchos que los han tenido. Con que simplemente se pudiera conseguir una ayuda en la negociación de los contratos sería increíble.”

Se trata de un gran reto y un enorme trabajo que en sus inicios se realizaría de manera prácticamente altruista, por el bien de la comunidad de deportes electrónicos. De hecho, ya hay un equipo legal preparado y dispuesto a administrar todo.

Pero, más que nada, los jugadores deben de ser atrevidos, vocales y mostrar interés por formar parte de su asociación. Está en juego desarrollar las bases de su presente y su futuro en los esports.

Leave a Reply

Se el primero en comentar!

wpDiscuz

Compartir:

Sobre el autor

MetaNex

MetaNexAnalista de deportes electrónicos. Diamante en LoL. Fan de todos los esports. @JCasanovaAS en twitter.

Todos los posts de MetaNex